jueves, octubre 18, 2018

Problema y no fenómeno


Por: Hugo Supo

Las reformas constitucionales propuestas por el presidente de la República, Martín Vizcarra, para el Referéndum no atacan problemas de fondo; por tanto, tampoco son la solución a esta crisis moral que sufre el país.
Por ejemplo, ¿de qué sirve no reelegir a los congresistas si el sistema electoral carece de una adecuada filtración para evitar elegir al repetitivo mal menor o el arrastre?
Hay que recordar que está en vigencia la prohibición de reelección para alcaldes y gobernadores, pero eso no ha provocado que la corrupción disminuya ni el desempeño de las autoridades mejore.
Si la calidad de los políticos mejorara, tampoco sería trascendente el crecimiento del número de parlamentarios, puesto que la democracia funcionaria mejor, es decir orientado a los intereses del pueblo, no como ahora que resultaron “bandas delincuenciales”.
En cuanto a legislación, sería conveniente avanzar en otorgar mayores facultades al Jurado Nacional de Elecciones (JNE) para que fiscalice el proceso de conformación de organizaciones políticas y las elecciones internas.
En el modelo actual, el organismo electoral apenas participa desde el momento de inscripción de candidatos, es decir cuando el burro ya está muerto.
La verdad es que las organizaciones políticas no funcionan, si lo hacen es cuando se acerca un proceso electoral y solo para servir a los intereses del dueño o los financistas.
Esa realidad espanta a cualquier joven o cuadro nuevo que pretenda incursionar a la vida política del país, generándose un círculo vicioso a favor de caudillismos y populismos, muy lejos de la institucionalidad correcta.
La única garantía de que una democracia representativa funcione es apuntar al sistema de partidos políticos. Lo que está haciendo el Presidente es atacar al fenómeno (reelección), no al problema; lo que, dicho sea de paso, también es populismo. (Correo Puno Juliaca 18/10/18 Foto: Difusión)

jueves, octubre 11, 2018

Así quedaron los candidatos al GORE Puno


Pasada la euforia electoral, veamos cómo quedaron los hombres que postularon al Gobierno Regional de Puno.
  1. Como es sabido, Walter Aduviri fue electo en primera vuelta con un 43.5% de respaldo. Si bien su liberación fue determinante, su alta votación también es producto de dos campañas y la gesta del Aimarazo que lo ha consolidado como caudillo. Asimismo, ha tejido una estructura que le ha permitido tener postulantes en la mayor cantidad de distritos posibles.
  2. Richard Hancco (FADEP 16.24%) por su lado, se ha quedado sediento de una segunda vuelta. Aquí nos reafirmamos: su entusiasmo era insuficiente. Tiene juventud y es nuevo rostro. Le queda la experiencia y la posibilidad de rearmar un equipo político. Y suponemos que ahora sí ejercerá la abogacía ganarse los frijoles. ¿O retornará a la Fiscalía?
  3. Alexander Flores (Poder Andino 10.63%) es la mejor muestra de que el dinero no lo es todo. Pese a sus posibilidades ha armado un pésimo equipo de campaña y las candidaturas aliadas han sido un fiasco. Es difícil reflotar Poder Andino bajo el liderazgo de Flores.
  4. Hugo Quinto (Moral y Desarollo 8.58%) pudo ser propuesta juliaqueña, pero, otra vez, la falta de estructura lo ha dejado sin oportunidad. Es que hacer campaña no es lo mismo que hacer carrera política.
  5. Mariano Portugal (APP 5.30%), pues, es el rostro del político que ya cansó. Es más, César Acuña debería renovar cuadros si quiere llegar bien al Bicentenario.
  6. Edgardo Pineda (Democracia Directa 4.92%) ha tenido pésima participación. Si DD era movimiento y no partido nacional, seguro no pasaba valla.
  7. Respecto a César Quispe (PDR 4.76%)...bueno, ha sido traicionado por su ego, ojalá vaya a agradecerle al virtual alcalde de Lampa quien salvó de la valla al movimiento.
  8. Y, finalmente, a Oscar Quenaya (PPS 0.86%) le ha ido como a todo el fujimorismo en el Perú, para llorar. (Publicado en Correo Puno Juliaca 11/10/18 Foto: Difusión)

jueves, octubre 04, 2018

El factor Aduviri


Por: Hugo Supo

Como habíamos adelantado en una columna anterior, el Poder Judicial tiene alta capacidad de influencia en el proceso electoral para el Gobierno Regional de Puno.
Eso es porque uno de los candidatos con mayor aceptación, como es Walter Aduviri Calisaya, tiene condena de siete años de prisión en dos instancias por el conocido caso Aimarazo, pero su caso tiene que, finalmente, decidirse en casación que concluye este 5 de octubre.
Más allá de los argumentos legales, solo dos caminos quedan para Aduviri producto de la lectura del fallo de casación, puede ejercer sus derechos electorales en libertad o no, así de simple.
En caso de que lo liberen, tiene altas posibilidades de crecer para la campaña de segunda vuelta electoral e incluso ganarla, pues podrá mostrarse ante sus electores y confirmar que sí podrá dirigir un gobierno personalmente; no como ahora que hace campaña a control remoto.
Si le ratifican la sentencia condenatoria en cambio, su futuro es sombrío. Su ausencia confirmada de la campaña y de la pretendida gestión regional desalentará a sus propias bases, pues una segunda vuelta siempre es apostar a ganador.
Quien secunde a Aduviri en los comicios del domingo 7 de octubre, también está esperando el segundo escenario, una victoria es más probable con un aimara disminuido y ausente en la campaña final.
Algo peor para los aduviristas sería si el Jurado Electoral Especial de Puno decide excluir a su candidato principal. Recordemos que el organismo electoral tiene esa potestad hasta un día antes de las elecciones y, sacando cuentas, si el fallo es desfavorable a Aduviri sus rivales más próximos serán los principales impulsores de una eventual exclusión.
Respecto a los segundones, en esta última semana los actores parecen haberse achicado a dos con mayores posibilidades: Alexander Flores y Richard Hancco; por eso se entiende la guerra sucia entre ambos bandos. (Publicado en Correo Puno Juliaca 4/10/18 Foto: Revista Memorias)


jueves, septiembre 27, 2018

Renovación política ahora


Por: Hugo Supo

Ha llegado el tiempo de ponderar las candidaturas y empezar a descartar algunas para que la incertidumbre se reduzca en estos días previos a las elecciones para gobiernos subnacionales del Perú.
Empecemos: algunos candidatos arguyen que su experiencia en gestión pública es la garantía de cumplimiento de sus promesas, esos mismos le llaman “experiencia en gestión pública” al hecho de ya haber sido algún tipo de autoridad pública (alcalde, gobernador, congresista, regidor, etc.).
Lo que nos hace preguntarnos ¿es imprescindible que el futuro gobernante haya sido autoridad para el mejor cumplimiento de su rol? No.
Porque no estamos eligiendo caudillos, sino equipos de trabajo cuyo liderazgo recae en el titular de la lista. Cualquiera que entienda eso, sabrá que la experiencia en manejo de la cosa pública le debe corresponder al equipo y no solamente al postulante principal, incluso este podría tener talentos diferentes a los meramente técnicos.
En cambio, sobre los candidatos que ya fueron autoridades recae el peso haber pasado por el Estado en el momento más crítico de la corrupción institucionalizada.
Amigos lectores, es poco probable encontrar a alguna exautoridad limpia de procesos judiciales, muchos de ellos están inmersos en actos de corrupción o sus funcionarios, pero pretenden retornar al poder estatal gracias al garantismo del derecho peruano.
Por eso tomamos partido por la renovación de los cuadros políticos, quienes si bien deben ser sapientes en gestión pública, sobretodo deben mostrar sus cuadros técnicos con quienes piensan gobernar desde enero próximo.
He allí la garantía de conocer cómo y con quiénes se quiere hacer gobierno.

POSDATA. En el caso regional, el más consolidado sigue siendo Walter Aduviri, para él, su destino de segunda vuelta lo decidirán los jueces el 5 de octubre, si lo liberan es posible que gane, si no, pues ahí están los segundones haciéndose guerra sucia estos días. (Correo Puno Juliaca 27/09/18 Foto: Difusión)


miércoles, septiembre 19, 2018

El crucial voto juliaqueño


Por: Hugo Supo

El gobernador regional de Puno, Juan Luque Mamani, salió electo gracias al voto juliaqueño. Recordarán que en 2014, el también exrector de la UANCV logró una fuerza arrolladora en la Ciudad de los Vientos, tan es así que casi el 80% del electorado le otorgó confianza en aquella ocasión.
El voto juliaqueño fue más notorio en la segunda vuelta, cuando Luque derrotó a Walter Aduviri Calisaya y se sentó en el sillón regional.
La pregunta es ¿a quién beneficiará el voto juliaqueño en las elecciones de 2018?
Hasta ahora, ninguno de los postulantes al GORE Puno ha explotado con contundencia el bolsón electoral más grande de la región altiplánica.
He ahí la razón por la que la población de San Román todavía se mantiene en incertidumbre para la elección regional.
Sin embargo, quien mayor posibilidad parece tener es el candidato de Moral y Desarrollo, Hugo Quinto; pues es juliaqueño harto conocido y tiene en su candidato provincial (Mario Benavente) la garantía de seguir creciendo como ha ocurrido en las últimas semanas.
No ocurre lo mismo con Alexander Flores (Poder Andino), quien pese a sus esfuerzos no logra empatía con el sentimiento juliaqueño. Es más, su candidato provincial (Oscar Cáceres) es cuestionado por no residir en Juliaca, sino en Arequipa.
Para el movimiento FADEP, la cosa está más difícil, porque Richard Hancco no ha trabajado el factor identidad. Se ha preocupado por publicitarse como un exfiscal renunciante, lo que lo hace ver, más bien, como el candidato pro-sistema por excelencia.
Sumado a esa realidad, su candidato alidado en San Román, Rubén Tamayo, apenas cuartea en las encuestas.
Así entonces, una estrategia es conquistar al votante juliaqueño, aunque lo otro sería dividirlo. Veremos cómo plantean sus estrategias los postulantes en estas últimas semanas de campaña electoral; luego se podrá desprender quién tiene mayor posibilidad de pasar a segunda vuelta junto con Mi Región. (Publicado en Correo Puno Juliaca 20/09/18 Foto: Difusión)